Gráfica para XXI Festival de cine de jóvenes realizadores.

El proyecto se concibió para transmitir el crisol visual y cultural que supone el séptimo arte.  Se recurrió a una composición mediante técnicas low-poly a partir de una masa orgánica (líquido) creando así un mosaico de fragmentos poligonales que a su vez tuviese reminiscencias a la forma de un corazón real.

También se hace referencia a la idea del paso del cine analógico (origen de la imagen líquido) al digital (resultado geométrico).

Desarrollado en Agencia de Publicidad Inoff Comunicación.